Saltar al contenido

¿Cómo usar un soplete de cocina?

Usar un soplete de cocina no es muy difícil, aunque existen algunos aspectos que deben tomarse en cuenta. Esta herramienta que nos sirve para preparar platos deliciosos, flambear, caramelizar y muchas otras opciones, tiene algunos trucos que vale la pena conocer.

¿Quieres conocer cuál es la manera de utilizar el soplete de cocina? Aquí te lo contamos.

Funcionamiento del soplete para cocina

Lo primero que debes tener en cuenta es cómo funciona el soplete de cocina. Para ello debes conocer sus partes.

Esta herramienta está compuesta por un depósito de gas, que puede variar de tamaño; una boquilla o pistola por donde sale la llama a muy alta temperatura; un mango ergonómico; y un botón para iniciar el fuego. Algunas traen mecanismos de seguridad para que no se active solo y un regulador de intensidad de la llama.

Ahora bien, un soplete de cocina funciona cuando, al apretar el botón de inicio, se crea una chispa muy pequeña. Esta, combinada con el gas interior, genera una llama que se mantiene hasta que se deje de utilizar. No requiere de fósforos o cualquier fuente de energía externa. Todo su mecanismo es interno.

Consejos de uso del soplete culinario

Algunos consejos para utilizar el soplete de cocina son:

  • Mantener la distancia adecuada. Esto se debe a la alta temperatura de la llama que, si no se mantiene en una posición adecuada, puede quemar los alimentos.
  • Tomarlo por el mango ergonómico. Si esto no se cumple, existe el riesgo de quemaduras y accidentes.
  • Apagarlo al finalizar. De esta forma se evita que el gas se escape. Si no se usará en mucho tiempo, es recomendable quitarle el depósito de gas.

¿Cómo se recarga el gas del soplete?

Para recargar el soplete es necesario comprar una botella con el tipo de gas que este use. Vale la pena recordar que la mayoría es de butano, pero otros utilizan propano.

El soplete debe estar apagado. Luego se buscará un pequeño agujero que normalmente se ubica en su parte inferior y que indica que es allí por donde se recarga.

A continuación se destapa la botella de gas. Esta debe tener una válvula que entra justamente en el agujero del soplete. Se coloca abajo, con su abertura apuntando hacia arriba y se conecta con la botella.

La recarga se realiza rápidamente. Podrás notar que hay que hacer presión para que el gas pase de un depósito a otro.

Finalmente cuando te fijes que el gas comienza a derramarse en forma líquida, entonces la recarga habrá terminado. Ahora debes esperar entre tres y cinco minutos para probar que funcionó. Nunca antes, ya que pueden ocurrir accidentes.

¿Cómo se sustituye el gas?

Para sustituir un tipo de gas por otro es necesario realizar algunos cambios pertinentes, como el conector de la bombona de gas del soplete.

En algunos casos también es necesario cambiar el quemador. Así se puede adecuar las condiciones del soplete al tipo de gas que se quiere implementar.

Sin embargo, al tratarse de cambios en la estructura del soplete, lo correcto es contactar con el fabricante.

Mantenimiento de un soplete de cocina

El mantenimiento de un soplete de cocina amerita una limpieza adecuada y una recarga de gas a tiempo.

La limpieza debe realizarse cuando esté frío, mientras que el cambio de gas cuando se perciba que ya no se genera la combustión adecuada.

Un último consejo es revisar siempre las conexiones y mantenerlo apagado cuando no se use.